Si bien el título de esta entrada realmente vino por defecto con WordPress, decidí dejarlo pero con fundamentos.

En mi vida he sido (soy y seré) muchas cosas. Entre ellas, programador. Es sabido en este mundillo que la frase “Hola mundo” suele ser utilizada como primera prueba cuando se aprende un lenguaje de programación nuevo. Creo que es una analogía acorde, ya que he iniciado un aprendizaje de cosas completamente nuevas para mí y tirar un “Hola mundo” me permite sentirme cómodo haciendo esto.

Pero no es solo eso, ya que justamente lo que quiero contar en este blog es casi como una bitácora de viaje en un mundo completamente nuevo para mí y, por lo general, cuando uno conoce a alguien nuevo suele saludar primero.

Antiguamente esta página era utilizada para subir aportes que creía importante para la “vida laboral” de alguien que, por casualidades de la vida, hubiera estado siguiendo pasos parecidos a los míos. Sin embargo, recientemente descubrí que no debería ocupar tanto tiempo en realizar aportes a algo tan banal como la vida laboral. Además de que en la red abunda información de ese rubro y de excelente calidad.

Entre las tantas cosas que no fui (y probablemente nunca lo sea), una persona con habilidades “artísticas” es una de las que más lamento. Siempre me destaqué por mi facilidad de entender la lógica, matemáticas y demás yerbas que, si bien me sirven de utilidad para muchas cosas, sentía que me faltaba explorar algún lado artístico. Lo sigo intentando, para ser sinceros… y uno de esos intentos es la escritura.

Dicho esto, dejo a modo de descargo de responsabilidad, que el contenido de este blog/bitácora debe ser tomado simplemente como pensamientos que tuvo un persona determinada en algún momento y lugar específicos y que ahora pasan a tener forma de palabras escritas por la simple necesidad que tiene uno de “acomodar ideas”. Es así que puede que este contenido no sea de utilidad para otra persona en otro momento y lugar y con otras necesidades.

Si por algún motivo alguien decide leer este contenido, quiero agradecerle porque de esa manera me ayuda a sentirme un poquito menos solo en este viaje (aunque quizás nunca me entere que alguien lea alguna vez esto). Y si nadie lo lee no sería para nada un problema, ya que me será de utilidad cuando necesite revisar ciertos acontecimientos ya que, debo admitir, mi memoria es pésima.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *